La gestión del agro debe realizarse por cuenca agricultores productores

La gestión del agro debe realizarse por cuencas [ENTREVISTA]

El Econ. Juan Escobar Guardia, exviceministro de Desarrollo   e Infraestructura Agraria y Riego; y, exdirector de la Oficina General de Planeamiento y Presupuesto del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego, propone la organización para la gestión social productiva, como una gran escuela, en la que los agricultores sin trabajo y sin recursos, puedan aprender a conocer y participar en el desarrollo, a partir de cumplir metas y objetivos. 

Econ. Juan Escobar Guardia
El Econ. Juan Escobar Guardia, exviceministro de Desarrollo   e Infraestructura Agraria y Riego; y, exdirector de la Oficina General de Planeamiento y Presupuesto del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego

“Hay que rescatar –dice– la frase que hizo famosa el Arq.  Fernando Belaúnde Terry, “el pueblo lo hizo”, cuando los pueblos construían sus carreteras y hacían obras públicas. Sobre estos y otros temas dialogamos con él. 

– ¿Cómo crear fuentes de trabajo alternativas para los productores agrarios descapitalizados, especialmente de zonas castigadas por la sequía y luego de dos años de pandemia, Econ. Escobar? 

– Siempre en periodos de crisis se plantea propuestas de empleo temporal como una alternativa para que la gente genere ingresos. Sin embargo, ello es una medida tradicional, sin impacto relevante e individualista. Más de lo mismo. Para mejorar el agro y las fuentes de trabajo, no solo se requiere de inversión pública, sino también debe generarse y comprometerse  inversión y gestión social. Si es a escala y gestionada profesionalmente el impacto será importante. Todos cuidamos lo que nos cuesta lograr. Actividades como el Ayni y otras de ayuda mutua y colaboración lamentablemente han comenzado a perder posicionamiento en las prácticas de la población desde hace varios años. La energía social se pierde como el agua al mar.

Poner en juego la creatividad

– ¿Y qué se debe hacer frente a ello?

Quienes tienen la voluntad de apoyar el desarrollo del sector agrario deben comprender que la inversión pública siempre será insuficiente, en ese sentido es necesario generar nuevos conceptos, estrategias y herramientas de trabajo. Somos un país pequeño, pobre y con muchas necesidades; por lo tanto, debemos poner en juego nuestra creatividad y todos los activos que nos sean posibles para mejorar y ser sostenibles.

– ¿Cómo proceden en otras latitudes?

Revisando literatura de China, para citar un ejemplo, ésta nos explica como la población rural de ese país-continente se organiza eficientemente con sus municipios. Elaboran un plan de intervención donde concurren técnicos, maquinarias, herramientas, alimentos y en 15 días cambian el perfil del territorio donde han intervenido, que muchas veces tiene que ver con la ampliación de la frontera agrícola, limpieza de canales y caminos, reconstrucción de silos, reparación de la infraestructura de educación y salud, etc. Los resultados en escala explican como 800 millones de personas han salido de la pobreza en ese país en menos de 25 años. El trabajo que realizan, día y noche, mueve a la institucionalidad local y todos participan para después esperar resultados positivos en su territorio. En unos días cambia el panorama y se deja un plan de trabajo complementario para que sea ejecutado en el transcurso del año, so advertencia de perder servicios sociales de parte del estado sino se cumplen compromisos. Es un efectivo modelo de servicios condicionados. Si bien el trabajo temporal es una ayuda, lo que tiene que tejerse en nuestro mundo agrario es la gestión social y productiva. Manos hay por millones, falta liderazgo y decisión.

¿Qué obras deberían priorizarse para la generación de empleo social? ¿No sería ésta una buena oportunidad para impulsar proyectos de siembra y cosecha de agua?

En la gestión agraria hay dos enfoques aparentemente encontrados: los que promueven el crecimiento económico (ingresos, mercado, etc.), y los que promueven el desarrollo económico (sostenibilidad, bienestar, etc.), pero hay que entender la complementariedad y no la exclusión de uno y otro. Cada vez tenemos menos agua en cantidad y calidad; los suelos se empobrecen y desertifican, permitiendo que los ecosistemas se debiliten dinámicamente, lo que se agrava con el cambio climático. En esa dirección, no habrá futuro agrario en el Perú en 30 o 50 años. Por lo mismo, se debe priorizar la gestión de cuencas, lo que todavía es una quimera en nuestra institucionalidad agraria. En esa línea hay que construir un mapa de prioridades por cuencas para intervenir. Tenemos desiertos en costa, altas pendientes en sierra y tierras pobres en la selva, donde la desforestación llega a casi 200,000 hectáreas por año. Si no hacemos eso corremos el riesgo de enfrentarnos a escenarios de sequía como está pasando en el sur de Chile como consecuencia del cambio climático.

El Estado debe cambiar de estrategia

La experiencia ha demostrado que existe mal uso de recursos públicos cuando se pagan a los desocupados sin tener metas ni objetivos. ¿Es positivo ese proceder?

Es necesario cambiar la estrategia de intervención del gobierno para dotar de ingresos y superar la pobreza. Creo que los recursos para el pago de jornales por empleo temporal pueden usarse para contribuir y darle soporte a las intervenciones de gestión social y productiva a realizarse de forma altamente profesional (no hablamos de prácticas artesanales). Estas intervenciones van a necesitar combustible, herramientas, logística, alimentos etc. Hay que movilizar a las poblaciones como antaño, cuando los pueblos construían sus carreteras y hacían obras públicas. Hay que ganar fuerza social para hacer y para controlar su deterioro.

En el Midagri hay 13,000 trabajadores capacitados

– ¿No cree usted que sería mejor ampliar los conocimientos agrarios y ganaderos mediante la capacitación intensiva, pagando el mismo monto o más a quienes realmente se capacitan?

Entre el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego y las direcciones regionales agrarias hay más de 13,000 trabajadores, por lo tanto, el costo de capacitación o asesoría ya está en ellos. Solo falta que se pongan a trabajar en vez de ocuparlos en la gestión de mercados agrarios itinerantes o actividades intrascendentes, donde el gasto es mayor que el beneficio neto. El conocimiento debe ser conceptuada como la base del cambio en toda actividad, sea económica o social. Mejorar la productividad en base a la innovación técnica y organizativa en base a conocimiento de las dinámicas del mercado debe ser el enfoque prevaleciente. Hay que promover la asociatividad y capacitar a los productores bajo un enfoque de cadena de valor. 

Revalorar “el pueblo lo hizo”

La experiencia ha demostrado que, en vez de mejorar los caminos, los improvisados cometen errores y mueven tierras y piedras que a la primera lluvia se convierten en vertederos que destrozan las vías y la infraestructura productiva

En vez de prácticas de empleo temporal individual proponemos gestión organizada en actividades productivas o sociales. La frase del presidente Belaunde “El pueblo lo hizo”, debe retomarse con fuerza y en escala. Independientemente de ideologías. Sería pertinente redirigir la plata que podría ser para empleo temporal en la gestión social y productiva que proponemos. En la dirección de incentivar estas prácticas altamente rentables, se puede también generar premios significativos por éxito. Así decenas de distritos y provincias se movilizarán por lograr premios que contribuirán al desarrollo de su pueblo. Hay que despertar al puma.

El programa de trabajo temporal debería beneficiar a los ciudadanos rurales de la localidad y no alentar que vayan desde otras poblaciones a medrar. ¿Le parece?

  Entre el trabajo temporal y la gestión social y productiva, vamos por la segunda opción. Estos trabajos deben ser liderados por los municipios en alianza con la sociedad civil. En cada distrito o pueblo debe haber una estructura de organización social basado en tres líneas de trabajo: producción, educación y salud. He tenido la oportunidad de conocer trabajos impulsados, entre otros, por el Ing. René Castillo, llamado los Comités de Desarrollo Comunal (Codecos). Estos tienen la tarea de trabajar las líneas mencionadas, con línea de base y planificación de resultados previstos. Eso debe extenderse, mejorando calidad, articulación institucional y escala.

– ¿Sería aconsejable que los agricultores sin trabajo aprendan a través de días de campo y pasantías; y, escuchen los consejos de los empresarios rurales exitosos?

  Se pueden obtener mejores rendimientos en la producción, cuyos resultados se logran por conocimiento y dotación de recursos del que se dispone. Este último tema también es crucial. El tema de la tierra sigue siendo angular. No se puede constituir gran propiedad con inversión pública (Olmos), no se puede permitir que los predios cada vez se reduzcan más (1.3 ha por unidad agrícola); no se puede seguir sin títulos de propiedad; y no se puede ponerle trabas a aquellas comunidades campesinas que quieren formalmente parcelarse. Este último tema es clave. Hay que discutirlo; así como el tema de los transgénicos. Hay que discutir políticas agrarias adecuadas de forma urgente. La innovación es la base de la productividad.

Se requieren más técnicos agrarios

Habiéndose perdido en el tiempo el espíritu comunitario, ¿sería oportuno retomar el fomento de la asociatividad a través de los cursos de capacitación para que los desocupados?

  Hay métodos de capacitación para cada tipo de persona: hay quienes sí quieren y sí pueden; hay quienes quieren y no pueden; y hay quienes no quieren y no pueden. Obviamente tenemos que tener una estrategia escalonada y sentar bases con los primeros. Ellos deben dejar ejemplos y ser parte de del “tren que jala coches”. En el campo se necesita bastante de técnicos agrarios, que pueden ser los primeros. Nuestra propuesta de organización para la gestión social productiva sería una gran escuela, que permite aprender, conocer distintos temas y tener logros asociativos. Nuestros pequeños productores necesitan éxitos, muestras de triunfo y no solo poemas.

 

Sobre Agro Perú

AGROPERÚ INFORMA, abre un nuevo surco de esperanza para lograr la reivindicación del campesino y promover el desarrollo a partir del agro, con base en principios e ideales con los que ha sido forjado este equipo humano que la lidera y que tiene en sus manos la responsabilidad de trabajar creativamente para revertir la actual situación en la que se encuentra el sector prioritario de la economía nacional, a través de propuestas basadas en nuestra realidad nacional, con el compromiso de mantener la independencia, pluralidad de opiniones, los niveles de calidad y objetividad en el tratamiento de las información.

Compruebe también

culminan limpieza y descolmatación de un nuevo tramo del río Las Trancas

Ica: culminan limpieza y descolmatación de un nuevo tramo del río Las Trancas

Se removió 4500 metros cúbicos de material excedente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.