INFORME ESPECIAL: Industria millonaria con ganaderos pobres

Por: Ani Torres Lam

 Tarea  agraria para el nuevo gobierno: abrir el diálogo entre los  450 mil ganaderos productores de leche, el Ministerio de Agricultura y Riego (Midagri)  y los industriales, para  resolver  un problema que lleva  sin solución más de una década, agravado por la crisis económica y financiera,  pues  no obstante las continuas alzas  de los insumos, entre ellos  maíz, la soya y las medicinas veterinarias,   el precio por litro de leche fresca se mantiene, desde el 2007,  en un sol, y a veces 0.90, céntimos, lo que constituye un régimen de expoliación,  que en ocasiones   ha obligado a los ganaderos a regalar la leche, botarla al río y rematar  sus vacas.  Males como éste no pueden durar  un tiempo tan dilatado, y si persiste el problema, los ganaderos  sostienen que en seis meses se verían obligados a un cierre  general de establos, con lo cual perderíamos el autoabastecimiento y  la población  se quedaría   sin leche o condenada a  tomar leche en polvo  importada,  recombinada con grasa anhidra y agua.  Aquí una versión de este lácteo hirviendo.

Los lecheros claman por un precio justo

Poco antes de las elecciones los ganaderos lecheros  de Arequipa, Cajamarca y Lima, las cuencas  de mayor  producción, hicieron escuchar su protesta bajo el lema “queremos un precio justo” y, mientras regalaban la leche a los vecinos, denunciaban haber sacrificado 2,000 vacas porque el precio que recibían  de los industriales no alcanzaba ni para mantener al ganado. Por cierto el Midagri desde el 2017  está informado, al milímetro, de la estructura  no competitiva, en la que la mayor parte del producto se llevan  Gloria con 85 % del mercado; Laive y Nestlé con 10 % y  5 % los queseros. La primera  domina el mercado y comete  oligopsonio, sin que nadie la regule.

El kilo de leche debería venderse  a 1.80 soles

El Sr. Iván López Flores, presidente de la Asociación de Ganaderos de La Libertad (AGALL) reporta que en la costa la industria paga —desde hace más de 10 años— entre S/ 1 y  S/ 1.13 el litro de leche dependiendo de la calidad y la cercanía a planta. Sin embargo, de acuerdo a sus cálculos, el kilo de leche debería venderse hoy a un precio base de S/ 1.50 y llegar por volumen y bonificaciones hasta los S/ 1.80 “pues el costo de producción ha subido  en S/ 0.50 céntimos”, indica.

Los precios no son iguales en todas las cuencas ni en los establos de una misma zona. Eso dependerá del volumen de leche, la calidad y  otros factores que  señala  la industria, explica el Sr. Carlos Lozada García, dueño del fundo América,  Arequipa, quien recuerda que las condiciones del mercado no han variado en los últimos 30 años “cuando con la complicidad del Estado se hizo quebrar el intento más grande y serio de organización de empresas productoras, Prolacsur”.

En Puno los acopiadores pagan 90 céntimos/litro

En Puno, donde la industria casi  no llega  con sus camiones acopiadores,  los compradores locales  se rigen por el precio  que pagan las  grandes empresas: S/ 0.90. Si bien en la presente temporada, las  lluvias han  contribuido a que las praderas naturales y sembríos de alfalfa crezcan generosamente,  reemplazando en parte el consumo de maíz amarillo  duro y soja, que subieron entre 50 % y 70 %, esta solución es  temporal. Los ganaderos producen a pérdida,  pues la inversión por kilo de leche es de aproximadamente S/ 1, y lo que paga la industria  es también S/ 1 o menos, precisa el Sr. Leoncio Luna Aguilar, de la Asociación Brown Swiss de Puno.

“Nosotros tenemos hijos y queremos que ellos aprendan ganadería y lo hagan mejor, pero si vivimos en total abandono y el  gobierno desatiende  nuestros pedidos, no lo vamos a lograr. La última vez que vino un ministro de Agricultura aquí fue en el 2019 para clausurar la feria internacional Melgar-Puno”,  relata el Sr.  Luna Aguilar.

Los industriales no  quieren reactivar el Conale

La situación se viene desbordando. Y los intentos para reactivar el Consejo Nacional de la Leche (Conale) —integrado por representantes  de  la industria, los ganaderos y el gobierno— continúan posponiéndose. El Midagri considera que  el problema “está en calma”, tras desembolsar un fondo de 10 millones de soles para otorgar, a través de Agrobanco,  créditos baratos, por lo que el Midagri  actual no tiene un pronunciamiento  sobre el tema, según fuentes extraoficiales. AGROPERÚ Informa  se contactó con el área de comunicaciones de Nestlé, pero en esa empresa  indicaron que no “había nada que declarar”.

Y si bien Gloria —cuyos dueños son los empresarios Vito Rodríguez Rodríguez y Jorge Rodríguez Rodríguez, considerados como el segundo y sexto peruano más rico del 2021 por la revista Forbes, con fortunas que bordean los US$ 1.400 y US$ 1.000 millones, respectivamente— anunció a través de un comercial en la televisión que ayudaría a sus “asociados”, los productores consultados para esta nota señalan que se trata de un apoyo “intermitente” e insuficiente sólo  para seguir a flote por corto tiempo. “¿Por qué nos llaman socios si no recibimos utilidades que podrían ayudarnos?”,  preguntan  los ganaderos.

Industria quesera, una alternativa

En medio de este panorama desalentador,  los ganaderos lecheros  ensayan varias fórmulas  no solo para mejorar la rentabilidad, sino también, para reducir la dependencia de la industria. Sin embargo, reconocen que muchas de sus buenas intenciones necesitan tiempo para madurar.

Por ejemplo, la Sra. Nivia Vargas Cabanillas, vicepresidenta de la Asociación de Ganaderos Lecheros del Perú (Agalep), comenta a AGROPERÚ Informa sobre la necesidad de fortalecer las plantas de transformación que ya existen e instalar otras. No obstante, refiere que “se necesitaría una inversión que pasa los 10 millones de soles por cada planta”. Además, se requeriría del apoyo del Estado para la promoción del producto en el mercado nacional y extranjero.

Y hay un problema mayor: “Cuando una planta recién instalada comienza a producir no va a necesitar grandes cantidades de leche hasta que se posicione en el mercado. Entonces, el ganadero destinará un poco a la nueva planta y el resto a la industria. Sin embargo, ya ha sucedido que la industria te condiciona: “o le vendes toda la leche  o chau”. Ese  tipo de extorsión existe en este rubro, dice.

Planta propia, el anhelo de Puno

No obstante, en Puno, la Asociación Brown Swiss va por ese camino: concretar la viabilidad de una planta valorizada en casi  4 millones de soles, para  procesar cerca de 50 mil litros de leche y convertirlos en quesos madurados,  aprovechando la calidad en sodio que tienen en esa región. El anuncio lo hizo el Sr.  Leoncio Luna,  quien agregó: “Se podría hacer desde queso fresco, manjarblanco, yogurt y otros  derivados lácteos”. “En el yogurt es donde la ganancia a favor del productor es de casi el 100 %; manjar blanco también deja un margen favorable, lo mismo  que  queso madurado, cuyo comportamiento económico es mucho mejor  que el fresco”, indican los especialistas.

Pendiente: restablecer aranceles

“Mientras no se modifique la estructura del mercado no cambiará este tipo de distorsiones en el precio de la leche. Sí, necesitamos que se promueva el libre mercado,  pero con una buena regulación. Hoy,  ni siquiera tenemos condiciones mínimas de contratación: un día pueden recoger la  leche  de tu establo, y, al mes siguiente,  decirte que “ya no”,  denuncia el Sr.  Carlos  Lozada.

El  dirigente ganadero arequipeño recalca  que hoy la industria prefiere importar leche en polvo, pese a que es más cara —entre  2,800  y 3,000 dólares la tonelada— respecto a lo que se paga al ganadero por leche fresca. Luego  el industrial  recombina la leche en polvo  para  acercarse a  la leche fluida, costándole a la industria cerca de dos soles  el kilo. Ese producto no es leche, pero  Indecopi no exige a la industria precisar el contenido  de sus productos  tal como lo establece la ley. Esa fiscalización para un producto que se supone alimenticio,  no es correcta.

“Se ha visto que cuando el precio en el mercado externo ha subido el precio de la leche en polvo  prolongadamente, como pasó entre el 2004 y 2012, se mejoró el precio interno y la importación se redujo en casi 12 % en  ese período”, agregó el Sr. Carlos Lozada.

Tanto el  Sr. Carlos Lozada de Arequipa, como el Sr.    Iván López de La Libertad, coinciden en señalar  que la medida a corto plazo deben ser dos: 1) Restablecer los aranceles a la importación de las variedades de leche en polvo —eliminado en el 2008 por el gobierno de Alan García—; y, 2) Exigir que la industria mejore el precio de la leche en campo. Y un plus: que se regule el monopolio de la industria de la leche.

 

 

 

Sobre Agro Perú

AGROPERÚ INFORMA, abre un nuevo surco de esperanza para lograr la reivindicación del campesino y promover el desarrollo a partir del agro, con base en principios e ideales con los que ha sido forjado este equipo humano que la lidera y que tiene en sus manos la responsabilidad de trabajar creativamente para revertir la actual situación en la que se encuentra el sector prioritario de la economía nacional, a través de propuestas basadas en nuestra realidad nacional, con el compromiso de mantener la independencia, pluralidad de opiniones, los niveles de calidad y objetividad en el tratamiento de las información.

Compruebe también

toros de engorde Puno

Ganaderos de Puno comercializan toros engordados en Arequipa

Es fruto del trabajo conjunto entre profesionales del Proyecto Engorde del gobierno regional y beneficiarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.