Una planta petroquímica o una planta de biofertilizantes

¿Una planta petroquímica o una planta de biofertilizantes? [PROPUESTA]

Escribe: Rodolfo Ardiles Villamonte

Para nadie es un secreto que los fertilizantes, urea, por ejemplo, han subido tres y cuatro veces su precio, cotización que se ha agudizado con la guerra Rusia-Ucrania.  En la búsqueda urgente de soluciones al problema, tenemos dos propuestas de carácter técnico: la del Ing. Carlos Herrera Descalzi, exministro de Energía y Minas, quien propone abrir el abanico para la inversión privada y construir una planta petroquímica, sobre la base del gas, que provea al agro fertilizantes nitrogenados; y utilizando roca fosfórica, los fosforados. 

Ing. Carlos Herrera Descalzi, exministro de Energía y Minas
Ing. Carlos Herrera Descalzi, exministro de Energía y Minas

Esta no es la primera vez que en el Perú se muestra interés por contar con una planta petroquímica. Recordemos que ya en 2018 la empresa Contugas, distribuidora del gas de Camisea en Ica, anunciaba que se encontraba negociando con Pluspetrol y un tercer socio, la posible instalación de una planta de amoniaco-urea en Marcona (Ica). El proyecto en cuestión demandaría una inversión de US$2,500 millones. 

La otra es del Ing. Agr. Luis Gomero Osorio, presidente del Consorcio Agroecológico Peruano y coordinador de la Red de Acción de Agricultura Alternativa (RAAA), quien propone instalar una planta de biofertilizantes con una inversión de 30 millones de soles.  Y además sugiere contar con una planta de azobacter, bacteria capaz de capturar nitrógeno del medio ambiente y depositarlo en el suelo, que los agricultores aplicarían en forma directa. 

Ing. Agr. Luis Gomero Osorio, presidente del Consorcio Agroecológico Peruano y coordinador de la Red de Acción de Agricultura Alternativa (RAAA)
Ing. Agr. Luis Gomero Osorio, presidente del Consorcio Agroecológico Peruano y coordinador de la Red de Acción de Agricultura Alternativa (RAAA)

Asimismo, el Ing. Gomero se refiere a aprovechar los desperdicios del arroz, pulpa de café, cáscara de la palma aceitera y otros desperdicios agropecuarios. También sugiere incursionar en la producción de abonos líquidos a partir de las excretas de los cerdos, llamado purín; utilizar las lombrices para producir humus; el bocashi que se produce siguiendo técnicas japonesas; el biofish con residuos de la pesca y estiércol de vaca; y el hidrofish, utilizando hidrólisis para descomponer los residuos. 

Finalmente, está la propuesta de instalar una planta en Bayóvar para procesar la roca fosfórica. ¿Qué decide el gobierno?

Los consejos del exministro Herrera Descalzi

¿Está Perú en condiciones de construir una planta petroquímica? Según el ingeniero mecánico electricista Carlos Herrera Descalzi, decano nacional del Colegio de Ingenieros del Perú, para que una inversión de ese tipo se lleve a cabo en el Perú, antes se debe garantizar al inversionista las reservas de gas natural de las que dispondrá la fábrica de fertilizantes. 

Asimismo, explica que cuando se dice que el Perú construirá una planta, no significa necesariamente que lo hará el Estado, porque también lo puede hacer una entidad privada. En tal sentido se puede utilizar a la Agencia de Promoción de la Inversión Privada (Proinversión), que se puede encargar de conseguir el capital privado, el cual tomará el riesgo en función a las reglas que plantea el Estado. 

Hay que garantizar las reservas de gas

Según el exministro, es fundamental garantizar las reservas de gas natural, pues si una planta se instala necesitará tener la seguridad de contar con abastecimiento de gas natural por lo menos durante 30 años. “Si analizamos las cosas, los procesos de Proinversión demoran en promedio un año y otros tres para construir la planta. Si la empresa requiere seguridad de suministros por 30 años, estaríamos hablando de 34 años en total, que nos ubicaría en el año 2056; y en estos momentos, a excepción de Camisea, no hay en el Perú quien pueda firmar un contrato con una fecha tan distante”, sostiene.

Sin gas no hay planta que funcione

Para el Ing. Herrera Descalzi las empresas que decidan incursionar en ese campo enfrentan el riesgo del suministro. Este puede ser garantizado por el Estado, pero a través de una empresa que se compromete a proporcionar el gas en forma continua y permanente. Sin gas no hay planta que funcione. 

Predeterminar el precio del producto

Otro aspecto que debe observarse es que la empresa se compromete a asegurar el precio. De manera que antes de entrar a un negocio como éste, la empresa tiene que estar segura que contará con la materia prima y debe consolidar un precio, porque el riesgo de su mercado estará en función de ello. 

Pero el riesgo más importante que enfrenta un inversionista en este momento lo constituye el propio gobierno. 

La irradiación negativa del gobierno

“Lo que no favorece actualmente es el gobierno que tenemos, pues éste irradia una imagen muy negativa. El concepto que se ha formado en lo que va del primer año en el poder es el de un gobierno con una enorme falta de capacidad y muchos indicios de corrupción. Estos factores alejan a los capitales”, afirma el Ing. Herrera Descalzi. 

Según su experiencia, la capacidad de los profesionales en el Estado es fundamental, porque si un inversionista se sienta a la mesa con un funcionario y nota que éste no conoce en absoluto los temas de discusión, se sentirá muy preocupado.  

“Si en un momento ese inversionista necesita que los funcionarios comprendan la naturaleza de los temas que trata, y éstos no entienden lo que quiere decir, seguramente se sentirá muy desamparado. Y esa es la imagen que se tiene del actual gobierno, porque sus cuadros técnicos son muy débiles y tienen un nivel de preparación muy bajo”, concluye. 

La planta de biofertilizantes

El Ing. Luis Gomero Osorio considera que el alza en el precio de los fertilizantes sintéticos, así como la suspensión de las exportaciones de países como Rusia, es una gran oportunidad para comenzar a utilizar alternativas como los biofertilizantes.  

Según explica, así como se ha puesto en agenda la construcción de una planta de petroquímicos, también es posible plantear la instalación de una planta de biofertilizantes, a base de azotobacter, una bacteria capaz de capturar el nitrógeno y depositarlo en el suelo. Estas bacterias han sido utilizadas extensamente en la producción agrícola mundial, pues aportan a las plantas hasta el 50 % de sus necesidades de nitrógeno mediante la fijación asociativa.  

“Así podemos usar plantas de producción para multiplicar estos microorganismos y luego hacer que los agricultores los apliquen en la etapa de siembra de los cultivos. Los estudios que se han hecho señalan que la aplicación de estos microorganismos incrementa los rendimientos entre 20 % y 30%, dependiendo de los cultivos”, dice el Ing. Gomero Osorio.  

Esta planta tiene un beneficio extra en su precio, pues se trata de una inversión muy económica que solo necesita fermentadores y una colección de cepas para hacer el proceso de multiplicación. Agrega que con una inversión de 30 millones de soles el país podría contar con una planta de biofertilizantes de mediana escala para multiplicar bacterias por el proceso de fermentación, tal como ya lo hacen Argentina, Brasil y Cuba.  

Según afirma el experto “no se trata de descubrir la pólvora, porque estas iniciativas pueden ser hechas incluso de manera artesanal, pero creo que se pueden hacer las cosas a una escala mayor. En cuanto a la demanda de fertilizantes en el Perú, para solo referirnos al nitrógeno, ésta llega a 500 mil toneladas anuales. Los biofertilizantes pueden cubrir al menos el 30 % de esa demanda y agregar beneficios ambientales”.

Residuos agropecuarios

Pero los biofertilizantes también ofrecen otras alternativas, entre ellas está el aprovechamiento eficiente de los residuos agropecuarios.  

“En el Perú, dice el Ing. Luis Gomero, estos residuos son abundantes (de cosecha, desechos industriales orgánicos) y se producen como parte del manejo de las unidades productivas de crianza de animales (excretas), también en los residuos de procesos industriales como las que se producen en las actividades forestales. “Lamentablemente también hay residuos que no se están aprovechando de manera eficiente y terminan convertidos en un problema ambiental”, sostiene.  

Agrega que existen técnicas que son bien conocidas, como el proceso de compostado que es una alternativa para aprovechar la biomasa y darle un valor agregado, mejorando las cualidades físicas y biológicas. Hay residuos que no se aprovechan adecuadamente como aquellos provenientes del arroz, los cuales terminan siendo quemados a campo abierto, así mismo no se usa los remanentes de la extracción del aceite de palma ni los residuos de la pulpa del café. 

Una tonelada de compost por 300 soles

“Todo esto debe entrar a la agenda de masificación debido a que es más económico. Mientras que con 200 soles se puede comprar un saco de urea, con 300 soles se puede adquirir una tonelada de compost que, además, tiene beneficios integrales en cuanto a la fertilidad del suelo. De otro lado, la eficiencia de absorción de los fertilizantes sintéticos es muy baja, de 100 kg de nitrógeno solo absorbe entre el 30 % o el 40%, lo demás simplemente se pierde”, comenta Ing. Gomero Osorio.  

Los abonos líquidos

El Perú puede recurrir a muchas opciones en materia de biofertilizantes, como por ejemplo los abonos líquidos debido a la gran cantidad de residuos producto de la crianza de porcinos, la cual ha crecido en todo el país. Estos animales generan excretas de buena calidad que mezcladas con orina y agua conforman un fertilizante conocido como purín. Este material puede entrar en proceso de fermentación anaeróbica mediante los biodigestores que dan como resultado unos líquidos que luego se mezclan con agua y se aplican bajo sistemas de riego tecnificado.  

“También podemos recurrir a la crianza de lombrices para producir humus, esta es una fabulosa alternativa para transformar los residuos y mejorar la calidad química del suelo. Así mismo, tenemos el bocashi, que es una técnica japonesa muy sencilla que además tiene la ventaja de poder estabilizar o descomponer los residuos en poco tiempo, pues demora apenas 30 días para estar listo”, dice.  

Residuos de la pesca artesanal

Actualmente la RAAA está desarrollando conjuntamente con el Instituto del Mar del Perú (Imarpe) un proyecto para aprovechar los residuos de la pesca artesanal y producir el biofish que es una mezcla de restos de pescado con estiércol de vaca, así como el hidrofish que es una técnica de hidrólisis para descomponer los residuos y obtener un abono líquido con una alta concentración de nutrientes.  

“No se debe desperdiciar nada, todo debe regresar al campo, es necesario hacer una campaña nacional para aprovechar los residuos orgánicos. Esa sería una buena manera de enfrentar la actual crisis de fertilizantes, y de esa manera no afectar a la seguridad alimentaria del país”, concluye el Ing. Luis Gomero Osorio.

Planta para procesar roca fosfórica

Asimismo, la roca fosfórica extraída de las reservas de Bayóvar (Piura) también es una opción interesante para la construcción de una planta, que demandaría una inversión de 800 millones de dólares, según estimaciones de Conveagro.

  

Sobre Agro Perú

AGROPERÚ INFORMA, abre un nuevo surco de esperanza para lograr la reivindicación del campesino y promover el desarrollo a partir del agro, con base en principios e ideales con los que ha sido forjado este equipo humano que la lidera y que tiene en sus manos la responsabilidad de trabajar creativamente para revertir la actual situación en la que se encuentra el sector prioritario de la economía nacional, a través de propuestas basadas en nuestra realidad nacional, con el compromiso de mantener la independencia, pluralidad de opiniones, los niveles de calidad y objetividad en el tratamiento de las información.

Compruebe también

culminan limpieza y descolmatación del río Ccochayoc

Cusco: culminan limpieza y descolmatación del río Ccochayoc

Los trabajos se realizaron como medida de protección directa para los habitantes, asentados en los alrededores del río en el distrito de Quellouno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.