Ing. Tulia García León, directora ejecutiva del Centro de Desarrollo Agropecuario de Ayacucho (Cedap)

Se minimiza a la mujer en la gestión del agua

A propósito del Día Internacional de la Mujer (8 de marzo) examinamos la participación femenina en un sector clave de la economía agraria, la gestión hídrica, desde un tiempo a la fecha llena de conflictos sociales, a consecuencia de la desigual distribución del agua dulce; los favoritismos en el reparto del líquido elemento; el cambio climático y el calentamiento global, la contaminación de las fuentes, etc.

La primera conclusión es que la gestión del agua está en manos de hombres, sin la participación de la mujer. Ellas no tienen poder de decisión en ninguno de los directorios de las instituciones que administran el agua en el Perú: Autoridad Nacional del Agua, Sunass, Sedapal, juntas de usuarios, “Sierra Azul”, etc.

Si bien es cierto que el Perú es uno de los países más ricos del planeta en agua dulce, el 97 % del agua está en la Amazonía y discurre hacia el océano Atlántico.  Sin embargo, la mayor cantidad de población consumidora se ubica en la costa (60 %), la misma que dispone de 2.2 % del agua; y, la sierra, donde vive el 29.6 % de la población, la que dispone de 0.8 % del agua.

De esa disparidad ꟷsumada a los fenómenos climáticos, la apropiación indebida y la contaminación de ríos y lagunasꟷ surgen los conflictos intersectoriales por el agua.

En el sector agrario, el mayor número de conflictos (26 %) se da incluso entre los productores agrarios. 

La batalla diaria por el agua

El 80 % de los conflictos por la calidad del agua están vinculados al usuario agrario y el usuario minero. El sentido común indica que existe la necesidad de transformar la conceptualización del enfoque de Gestión Integrada del Agua, particularmente cuando se mezclan con otros intereses y propósitos y se carece de una adecuada institucionalidad y regulación en el nivel estatal. ¿Y el rol de la mujer? A estas alturas, ella carece de todo protagonismo.

De allí que se sugiere “desarrollar capacidades locales para el manejo de los conflictos por el agua”. Corresponde al Estado establecer reglas más justas y equitativas para el consumo de agua dulce.

Creciente contaminación

El agua se ve afectada por los pasivos ambientales, remanentes de la minería extractiva del pasado; la minería informal, la minería ilegal, la contaminación de los cauces provocado por el narcotráfico; los fertilizantes químicos y los pesticidas, los desagües de pueblos y ciudades, el uso de los ríos como desagües, los desperdicios que lanzan las plantas industriales y hospitales a las fuentes de agua; seguido de un débil control estatal.

¿Y la mujer? Ella se mantiene ausente del aparato de gestión.  Casi todo manejan los hombres. El 83 % de los cargos directivos en los consejos de cuenca a nivel nacional están presididos por varones; el 88 % de sus miembros son varones; el 90 % de los consejos directivos de las juntas de usuarios de agua de riego son varones y el 94 % de estas organizaciones están presididas por hombres.

8 millones sin agua potable

A pesar de ser el país del agua dulce, 8 millones de peruanos carecen de agua potable. Y en el ámbito rural la carencia es mayor:  solo el 64.2 % de ciudadanos del ámbito rural tiene acceso al agua potable.  Y esto afecta esencialmente a la mujer y la familia. ¿Qué pueden hacer ellas para cambiar esa situación si son las convidadas de piedra? El Perú tiene más de 100,000 kilómetros de ríos y el 70 % de los glaciares tropicales del mundo. Pero sus poblaciones no pueden disfrutar por entero esa riqueza. ¿Es cuestión de gestión?

Sobre el tema tenemos el punto de vista de la Ing. Tulia García León, directora ejecutiva del Centro de Desarrollo Agropecuario de Ayacucho (Cedap).

No hay políticas coherentes

– ¿Cree usted que existe una buena gestión del agua, Ing. García?

– No lo creo. Es evidente que en la práctica no existe una política coherente sobre gestión del agua para la seguridad alimentaria, mucho menos de inclusión social, como sí existe en las normas y directivas. Algunos proyectos están orientados más a la agroexportación, no tanto a la producción para el consumo interno.  De allí que el sistema productivo es excluyente a los procesos de desarrollo de capacidades intergeneracionales y que pueda potenciar capacidades de mujeres y hombres en equidad. En la gestión del agua que involucra a las mujeres, el desafío más grande es la gestión política, porque las mujeres somos más, tenemos más sed y estamos más expuestas al efecto del cambio climático. La gestión política está relacionada con negociaciones, acuerdos y la implementación de éstos hasta aterrizar en acciones concretas. En este sentido, coincido con el presidente del Instituto Nacional de Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montaña (Inaigem), Dr. Bram Willem, quien, en un evento sobre agua en Ayacucho, pronunció “…la gestión del agua hay que verla con ojos de mujer, con los ojos de una madre que tiene que velar por muchos hijos, no con ojos del hombre…”

– Normalmente en la gestión del agua las mujeres están ausentes y no son consideradas en los proyectos, la legislación, las políticas y los programas relacionados con el agua. ¿Cómo superar ese problema?

Existe una responsabilidad académica de formación a los profesionales de diversas especialidades, apostando por la seguridad hídrica y para valorar todo lo que nos brinda la naturaleza.  Tenemos que ser capaces de delegar responsabilidades y confiar en la capacidad de las mujeres en cualquier cargo, especialmente, si se trata de gestionar eficientemente el agua.

Derecho fundamental del ser humano

– ¿Qué debería hacer el gobierno para cumplir su prédica “de asegurar agua en calidad, cantidad y oportunidad” y satisfacer las necesidades de agua y saneamiento para la mujer y la familia?

Calidad, cantidad y oportunidad es el primer punto en el que se debe pensar. El acceso al agua es un derecho fundamental del ser humano, incluyendo las mujeres. Por lo mismo, los tres niveles de gobierno deberían priorizar acciones para garantizar este derecho, para lo cual el gobierno central debería asignar el presupuesto correspondiente.  Por otro lado, la Autoridad Nacional del Agua y autoridades locales del agua (ALAs) deberían asumir más un rol más técnico que normativo y administrativo. Dentro de ese marco, las ALAs deberían diseñar un plan de atención participativa con la población, puesto que existen prácticas validadas de trabajo. Entretanto, el Congreso de la República tiene el reto de mejorar las normas sobre la gestión, el acceso y la administración del recurso hídrico.

– ¿Cómo puede superarse la escasez de agua en extensas áreas del país afectadas por la sequía?

–  Desde nuestra experiencia, apostamos por la implementación de acciones de cuidado del agua y mejora con la aplicación de tecnologías basadas en el manejo adecuado de los ciclos naturales del agua, sumados a la aplicación efectiva de tecnologías ancestrales. Incidimos en la atención integral en las cabeceras de cuenca y microcuencas, la aplicación de las practicas tecnológicas o acciones que favorezcan la siembra de agua ꟷque es de bajo costoꟷ para almacenar agua de lluvia en el subsuelo y el suelo, haciendo que fluya escorrentías internas para cosechar agua en los puntos de afloración. Si se impulsara en gran escala esta práctica ancestral, complementadas con actividades promovidas por las familias, con apoyo de los gobiernos locales y bajo una propuesta priorizada por el Estado se tendría una respuesta más eficaz y eficiente del Fondo Sierra Azul.

la mujer en la gestión del agua

¿Están las mujeres capacitadas?

–  La historia relata que Mamá Michay o Micay, curaca de Guayllacán, esposa de Inca Roca, fue la primera mujer   encargada de desarrollar la mayor parte del sistema hidráulico de la capital del Tahuantinsuyo. ¿Están nuestras mujeres capacitadas para asumir cargos de tan elevado nivel?

ꟷ  Muchas mujeres en comunidades altoandinas son consultadas para aspectos ceremoniales al agua, pero al mismo tiempo son ellas las que proponen acciones adecuadas para la ejecución de un determinado proyecto. De ahí la importancia de incluir a las mujeres en planificación, hacer el seguimiento y monitoreo de los proyectos. La participación de la mujer en cualquier aspecto de la vida nacional depende de voluntades sociales. Pero necesitamos organizarnos para seguir conquistando espacios. En Cedap somos las mujeres las que estamos liderando proyectos de siembra y cosecha de agua, como parte del proyecto “Mujeres somos agua”, que incluye la participación de mujeres de nueve países, que hoy lidera Cenda Bolivia.

– Si bien es cierto que la seguridad hídrica es responsabilidad de Estado, ¿qué puede hacer la mujer para afianzarla?

Las mujeres desde los hogares ponemos en práctica todos los medios de buen uso y adecuado del agua, para optimizar su uso. Por eso es importante educar y capacitar a la mujer, porque mayormente son ellas las que dirigen la finca familiar, se encargan de la producción y comercialización de sus cosechas y deciden qué porcentaje de su producción se debe vender al mercado. Un 80 % de mujeres participan en las ferias de productores escenarios de mercado compartiendo alimentos sanos.

– ¿La falta de agua potable y servicios de saneamiento obstaculiza el desarrollo de las mujeres en la adolescencia y la adultez, y genera problemas de salud?

La falta de agua y saneamiento, es un factor que genera problemas de salud no solo en las mujeres sino en todas las personas. En caso de las niñas es particularmente crítico, cuando llegan a la menarquia y requieren mayor aseo; no tener agua disponible puede generar infecciones. Las mujeres que manejan perfectamente la agricultura limpia de montaña, se ven afectadas porque el acceso al agua limita la producción   de alimentos básicos que necesitan para sus familias.

El rol de los gobiernos locales

¿Quiénes están llamados a promover una gestión más eficiente de los recursos hídricos?

Nuestra posición es que los gobiernos locales tienen la primera responsabilidad de promover la gestión eficiente de los recursos hídricos en concordancia con la necesidad real de sus pobladores de su jurisdicción. Los otros niveles de gobierno deberán responder a las necesidades presupuestales, a esto debe sumar las instituciones de la sociedad civil, organizaciones de mujeres nacionales, regionales y locales, para hacer gestión ante estas instancias y nosotros los ciudadanos, ser partícipes de la buena gestión y administración como también en el deber de ser la contraparte.

¿Cree usted que una forma de demostrar la equidad de género ayudaría a mejorar el potencial agrario de la región, ya que las mujeres representan la mitad de la mano de obra en la producción agrícola y tienen un rol muy importante en la agricultura familiar de subsistencia?

Efectivamente, nuestra región y particularmente Perú, está entre los países que cuenta con mejores fuentes de agua dulce, sin embargo, hay escasez, se prevé que, de continuar así, llegaremos a una crisis o estrés hídrico. En el tema productivo, lo que hace Cedap es acompañar la gestión integral de familias en comunidades, con base a investigaciones sociales existentes, que demuestran que las mujeres sí desarrollan un rol imprescindible e importante en procesos productivos. Pero este rol no está visibilizado, aun cuando ellas son las que generan ingresos económicos para sus familias. En los Andes, la mujer es la que se encarga del control de depredación de pastos naturales, a través de sistemas de pastoreo por rotación, realizando trabajos de reforestación y cuidando las fuentes de agua, principalmente, manantiales y riachuelos, y preservando la biodiversidad, entre ellas las plantas medicinales.

¿Cómo podrían las mujeres participar en los programas de siembra y cosecha de agua?

En la experiencia del Cedap, las mujeres expertas podrían ser maestras de prácticas en siembra y cosecha de agua de lluvia, en los componentes de esta acción; sugerimos que debería propiciarse el inter aprendizaje, las pasantías a nichos de experiencia como la que fue reconocida al Cedap por el Minam en Ayacucho; y actualmente reciben visitas de estudiantes, investigadores, profesionales, y decisores de municipalidades del país y del extranjero.

 

 

 

Sobre Agro Perú

AGROPERÚ INFORMA, abre un nuevo surco de esperanza para lograr la reivindicación del campesino y promover el desarrollo a partir del agro, con base en principios e ideales con los que ha sido forjado este equipo humano que la lidera y que tiene en sus manos la responsabilidad de trabajar creativamente para revertir la actual situación en la que se encuentra el sector prioritario de la economía nacional, a través de propuestas basadas en nuestra realidad nacional, con el compromiso de mantener la independencia, pluralidad de opiniones, los niveles de calidad y objetividad en el tratamiento de las información.

Compruebe también

abastecimiento alimentos en mercado mayorista

Hoy ingresaron más de 5,300 toneladas de alimentos a los mercados mayoristas de Lima

El mayor abastecimiento y los stocks de productos garantizan la provisión de productos a los mercados minoristas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.