Descargar Gratis
paro huelga de ganaderos lecheros

Los industriales no deben usar la palabra leche si no es de vaca

Por: Rodolfo Ardiles Villamonte

La Sra. Nivia Vargas Cabanillas, presidenta de la Asociación de Ganaderos Lecheros del Perú (Agalep), sostiene que el primer paso para lograr la solución a la crisis es aprobar y publicar el nuevo reglamento de la leche y productos lácteos.

Plantea que si la gran industria desea vender sus productos hechos a base de leche en polvo puede hacerlo, pero no debe usar la palabra leche evaporada, pues aquel producto trata de mezclas lácteas o leches reconstituidas.

“La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) define a los productos lácteos como “productos alimenticios generada por las células secretoras de las glándulas mamarias de los mamíferos, por ejemplo: vacas, cabras, ovejas y búfalos de agua…”

Disfraces con nombre propio

El 25 de julio del 2019 Puerto Rico comenzó a retirar los productos Gloria por incumplir las regulaciones de la FDA, en prevención a la distribución en Estados Unidos de productos que potencialmente violen la regulación sanitaria de ese país.

El Econ. Héctor Guevara, gerente de Agalep, señala que la normatividad interna del Perú es muy laxa y permite denominar como “lácteos” a productos que son elaborados con cualquier tipo de insumo, sea fresco o en polvo.

“Aquí se usa lactosuero y grasas anhidras, el Perú quizá sea el único país que permite este tipo de cosas; y, cuando hay menos producción de leche la gran industria no tiene ningún reparo en reemplazarla”, afirma.

El origen del conflicto

El conflicto se origina en junio del 2008, con la publicación del Decreto Legislativo 1035, que   en su artículo 3, derogó la decimoquinta disposición complementaria del DL 653, bajo el pretexto de promover la inversión privada y mejorar la competitividad de la industria láctea.

La norma derogada señalaba textualmente que “Con fines de promoción y desarrollo de la ganadería lechera en el país y de protección al consumidor, la libre importación por cualquier persona natural o jurídica, de leche en polvo, grasa anhidra y demás insumos lácteos, quedaba sujeta a la limitación de que dichos productos no podían ser usados en procesos de reconstitución y recombinación para la elaboración de leches en estado líquido, quesos, mantequilla y productos similares de consumo humano directo”.

Es fácil importar leche en polvo

“Desde entonces se vino abajo la producción nacional lechera;  la industria láctea  tuvo facilidades para la importación de leche en polvo, libre de aranceles. Todo ello nos ha ido lapidando”, dice la presidenta de Agalep.

Según la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat), en la última década el Perú pasó de importar 36,000 toneladas en 2011 a 78,000 toneladas en 2021.

¿Pero por qué se importa tal cantidad de este insumo?

Cinco años a sol el litro

En el Informe de Lanzamiento del Estudio de Mercado sobre el Sector Lácteo en el Perú, elaborado por Indecopi, la gran industria manifiesta que existe un déficit en el abastecimiento de leche fresca cruda (estimado en 30 % de los requerimientos de leche). Pero según la información de acopio, la gran industria solo adquiere el 50 % de la producción lechera.

Indecopi señala que esta situación genera la crisis en la ganadería lechera   por la importación de leche en polvo como insumo para la producción de leche industrial. Esto se suma al descontento de los ganaderos respecto a los precios pagados, que no les permite cubrir sus costos. Hace más de cinco años el precio de ese insumo se ha estancado en S/ 1.00-1.20 el litro.

Vacas Holstein Perú

Existían 450 mil ganaderos

En el mismo informe se señala que, de acuerdo con el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri), en el año 2020 se produjeron 2’135,881 toneladas de leche fresca cruda, de las cuales 1’063,669 toneladas (49.80 % del total) fueron acopiados por la gran industria láctea;  857,343 toneladas (40.14 %)   por la industria láctea artesanal;  y,  214,870 toneladas (10.06 %), para autoconsumo o consumo animal (terneraje). 

Agalep afirma que antes de la crisis el número de ganaderos lecheros a nivel nacional llegaba a 450,000, de los cuales 30,000 se concentraban en la costa. El gremio señala que debido a la actual situación ese número se ha reducido, pues muchos están vendiendo sus establos, debido a los altos costos de mantenimiento.

Al agua varios años de esfuerzo

Agalep proyecta que, si la situación sigue así, se perderán entre 120,000 y 150,000 puestos de trabajo, ya  que la ganadería láctea constituye  una gran cadena productiva que  van desde el médico veterinario hasta el  vendedor de chala en las chacras, desde  el comercializador de leche  por mayor hasta el ordeñador, etc.

El Econ. Guevara señala que los ganaderos están vendiendo a precio de remate sus animales a los camales; grandes, medianos y pequeños  establos han entrado en liquidación;  los dueños se están deshaciendo de su capital pecuario, incluyendo vacas productoras de alto valor genético,  terrenos, maquinaria  y equipos; y,  eso constituye un duro  golpe para la economía y para un país que conquistó el autoabastecimiento lácteo;  sabiendo que todo esto significó varios  años de trabajo, ahorro y esfuerzo.

La chala duplicó su precio

Otro de los problemas que afecta a los ganaderos es el elevado costo de producción de los insumos. Según la Sra.  Nivia Vargas, antes de la crisis el costo de la chala de maíz era de S/ 90 la tonelada. Desde enero hasta abril de 2020 el precio llegó a los S/ 140 la tonelada, pero ahora ha escalado a S/ 180. A ello se le suma el costo del flete y la picada de chala, con lo cual el desembolso alcanza los S/ 205, es decir, el aumento ha sido de más de 100 %.

También soya, maíz, afrecho

“A las vacas se les debe dar alimento balanceado, pues, aunque la chala proporciona energía, tiene muy pocas proteínas, por lo que resulta necesario usar suplementos alimenticios como soya, maíz molido y afrecho. Todo ello ha subido un 80 %. Estos costos no lo inventamos, solo pedimos un trato justo”, manifiesta la Sra. Vargas.

Mientras los costos de producción se incrementan, el precio que paga la industria láctea por litro de leche, no llega a S/ 1.30 el litro de leche fresca, de manera que no se cubren los costos de producción.

“Sin embargo, dice el Econ. Guevara, sorprende que la industria láctea pague hasta dos soles por el litro de leche importada. De esa manera se está configurando una discriminación de precios entre productos similares que no tiene razón”, expresa.

En el estudio de Indecopi se establece un precio promedio nacional ligeramente mayor por litro (entre S/ 1.01 a S/ 1.37), pero en 10 de las 24 regiones productoras de leche fresca, registraron un precio menor al establecido.

El Econ. Guevara propone que se debe buscar un mecanismo que refleje el precio basado en los costos de producción más una rentabilidad mínima, como se hace en los Estados Unidos, Colombia y Argentina para que los precios acompañen a los factores productivos.

Se acerca la ruina

“Adicionalmente creo que se debe buscar un mecanismo de formalización en la compra y venta de leche. Es decir, establecer contratos con los ganaderos para mejorar las condiciones productivas”, asevera.

El informe de Indecopi señala que el precio que paga la gran industria a los ganaderos se debe, entre otros factores, a la precariedad de la leche, a la inestabilidad   de la oferta, y a la alta dispersión geográfica de los ganaderos.

Estos factores, sumados a la concentración de la compra de leche (tres, empresas acopian el 90 % de la demanda industrial: Gloria, Nestlé y Laive, inciden en  el escaso o nulo poder de negociación  que tienen los ganaderos peruanos.

¿Una luz al final del túnel?

En el Congreso de la República ya hay un proyecto encaminado para exigir que el contenido de la lata de leche evaporada sea en su totalidad de vaca y no contenga mezcla en polvo. Así lo dijo la presidente de la Comisión Agraria del Congreso de la República, Abog. Vivian Olivos Martínez, quien recibió a los representantes ganaderos que llegaron hasta el Poder Legislativo, el primer día del mes.

El uno de febrero, Agalep se movilizó en Lima para exigir que el Estado tome cartas en el asunto en la crisis que atraviesa la ganadería lechera. Los reclamos del gremio se centran en la modificación del Reglamento de la Leche y una fijación más justa del precio por litro de leche fresca. Durante la marcha de protesta, los ganaderos afirmaron que, si no se lograba una respuesta satisfactoria a sus pedidos, en 30 días iniciarán un paro nacional indefinido.

Asimismo, el Midagri buscará interceder en el diálogo entre los productores y los empresarios, con el fin de conseguir mejores precios. También espera trabajar con el Poder Legislativo en la búsqueda de algún mecanismo que permita la regulación del precio de la leche.

 

 

Sobre Agro Perú

AGROPERÚ INFORMA, abre un nuevo surco de esperanza para lograr la reivindicación del campesino y promover el desarrollo a partir del agro, con base en principios e ideales con los que ha sido forjado este equipo humano que la lidera y que tiene en sus manos la responsabilidad de trabajar creativamente para revertir la actual situación en la que se encuentra el sector prioritario de la economía nacional, a través de propuestas basadas en nuestra realidad nacional, con el compromiso de mantener la independencia, pluralidad de opiniones, los niveles de calidad y objetividad en el tratamiento de las información.

Compruebe también

guayaba roja agria Huaura Inician proyecto de recuperación de productos autóctonos en Huaura ITP

Lima: Inician proyecto de recuperación de productos autóctonos en Huaura

El objetivo es recuperar productos como el palillo, la guayaba roja, la naranja agria y la naranjita quito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *