especies forestales Perú

Hacia una reforma del sector forestal peruano

Un  grupo de  trabajo de  ingenieros forestales con  amplia  experiencia y compromiso  con  el desarrollo del sector  han aportado su valioso  conocimiento durante el último  año  y medio,  y en forma  absolutamente ad-honorem, a un  proceso denominado “Propuesta hacía  la reforma del sector  forestal  peruano”, que reducir  drásticamente la deforestación, la tala  y el comercio ilegal de  productos forestales; promover y operacionalizar planes de gestión forestal con visión paisajista  y promotora de  los  servicios  ambientales,  y planes   de  reforestación  y restauración  atractivos  y efectivos, entre otros.

Contando con  los  auspicios de  la Organización Internacional de  las Maderas  Tropicales   (OIMT),  la  Cámara   Nacional   Forestal   (CNF), el  Capítulo   de   Ingenieros Forestales del  Colegio  de  Ingenieros  del  Perú  (CIP) y el  Fondo   para  la  Conservación  de  la Naturaleza (WWF), esta  propuesta fue  presentada y discutida en  nueve  reuniones con  diferentes grupos de  actores del  sector   público  y privado,  organizaciones no  gubernamentales y de  la sociedad civil, academia, comunidades y la cooperación internacional.

Los diferentes aportes recibidos se han tomado en cuenta para  desarrollar la propuesta, con la debida fundamentación, en  la publicación “Una  nueva  política nacional para  los  bosques del  Perú”,  buscando así contribuir a la conservación y el buen  uso  de  los bosques y ecosistemas naturales peruanos en beneficio de la sociedad de hoy y del futuro  próximo.

Los que  motivó  a estos  profesionales a embarcarse en esta  empresa es que el Perú es una de las potencias  mundiales en  superficie   de  bosques y biodiversidad,  pero  es  muy  poco   y mal  lo aprovechado hasta   ahora   debido a  problemas institucionales estructurales y un  marco  legal deficiente  o  inadecuado  para  promover el  verdadero y eficiente   desarrollo  que  este   sector requiere en beneficio de la economía y el bienestar de la población nacional.

La  importancia  crucial   de   los  bosques  para   la  propia   existencia   humana  es   reconocida mundialmente, tanto que su contribución abarca prácticamente todos los Objetivos  del Desarrollo Sostenible que  impulsan las Naciones Unidas y a los cuales  el Perú se ha alineado en sus planes de desarrollo nacional,  como  por  ejemplo para  la seguridad alimentaria, del agua,  la energía, la salud  y la vivienda; y, en  general, la calidad  de  vida de  la población en  el contexto del cambio climático  y de  los  frentes de  lucha  contra las causas  de  la deforestación, la degradación y la corrupción.

La propuesta parte de  una  reflexión  y análisis retrospectivo y prospectivo del estado actual  del sector  forestal  peruano en el contexto nacional,  institucional y de las amenazas y oportunidades a nivel nacional  e internacional. Se plantea que  la situación de descuido y poca  participación del sector  forestal  en la economía y bienestar del país  se debe a la falta de  una  política  de  Estado realmente visionaria  e  impulsora,  y  de  los  medios  para   cumplirla  a  través   de   instituciones fortalecidas con  programas y planes,  además de  un  adecuado financiamiento. Además,  que  la legislación  forestal  vigente y la que se aplica al sector  forestal  es compleja, confusa,  desconectada de la realidad y muy poco  aplicada.

El llamado central  que  se hace  es que  el país necesita una  nueva  política  nacional  que  impulse con visión estratégica, compromiso político  y respaldo social el sector  forestal  como  uno  de los pilares  para  su desarrollo sostenible. En ese  sentido, la propuesta apunta a generar el ambiente propicio para:  reducir  drásticamente la deforestación, la tala  y el comercio ilegal de  productos forestales; promover y operacionalizar planes de gestión forestal con visión paisajista  y promotora

 

de  los  servicios  ambientales,  y planes   de  reforestación  y restauración  atractivos  y efectivos; desarrollar una industria forestal  competitiva e integrada; empoderar a los pequeños y medianos operadores forestales, comunidades nativas y campesinas, posibilitando la libre y efectiva participación de  la empresa privada;  organizar un  servicio  público  eficiente  y reconocido, con cuadros humanos de alto nivel profesional y comprometidos; y fortalecer la educación, la investigación  y  el  desarrollo  tecnológico  con   enfoque  en   las  necesidades  apremiantes  y estratégicas de corto  y largo  plazo del sector.

El  aporte del  grupo de  profesionales  parte de  cuatro “visiones  objetivo”   que   apuntan a  (i) consolidar el Patrimonio Forestal  Nacional; (ii) valorizar  y valorar  los servicios  ecosistémicos o ambientales de los bosques y la vegetación silvestre, y remunerar a la población que los mantiene; (iii) abastecer la demanda nacional  de madera industrial  y otros  productos forestales, y participar en  forma  competitiva en  el mercado internacional, a partir  de  las plantaciones forestales; y (iv) crear   mejores  condiciones   para   la   gestión  sostenible  del   Patrimonio  Forestal   Nacional, fortaleciendo  la  gobernanza e  institucionalidad  forestal   con  altos  estándares de  excelencia, inclusiva y articulada en todos los niveles y estructuras del Estado.

Esta nueva  propuesta de política trata  como  una característica básica, muy diferente de todas las anteriores, de la intersectorialidad, ya que  gran  parte  de las soluciones para  usar  y conservar el bosque dependen de reformas en el sector  agrario y otros directamente vinculados o relacionados (como  Ambiente,  Transportes, Educación, Energía y Minas), quebrando una  larga  tradición de políticas  forestales que, por falta de integración, fueron  ineficaces.

La propuesta tiene  muchas otras  novedades, en  cierta  forma  revolucionarias. Una  de  ellas  es determinar, en  la práctica  y no  más  en  la teoría,  que  la función  primigenia del bosque y otros ecosistemas naturales es la generación de servicios ecosistémicos de interés  público  y no única o preferentemente la producción de madera u otros  productos, tal como  se lleva a cabo tradicionalmente.

La propuesta  busca   enfrentar,  de  modo en  gran   parte inédita,   las  grandes  amenazas que confrontan los bosques y los ecosistemas naturales del Perú, especialmente la deforestación y la degradación, permitiendo que esos  recursos mantengan sus servicios ambientales y que aporten significativa y permanentemente a la prosperidad económica y al bienestar social y ambiental de la sociedad.

Los autores consideran que  esta  propuesta es una invitación  a pensar, discutir  y analizar el tema con la finalizar de  producir el cambio  necesario que  el país requiere en forma  urgente. Algunas partes  de   la  propuesta  pueden  ser  aplicadas  en   forma   articulada  con   otras   instituciones nacionales,  pero   la  mayor  parte incluye  los  temas más  importantes,  como   el  control   de  la deforestación, que sólo tendrá éxito si se aplica como  paquete completo.

Por eso,  si no  se  aplica  articuladamente, el desarrollo de  los bosques y ecosistemas naturales peruanos no  tendrán posibilidades  de  desarrollo  de  no  adoptarse una  política  nacional   de bosques que  involucre  a todos los sectores. En caso  contrario, las posibilidades de  éxito  serán muy  efímeras  y comprometerá a toda  la sociedad peruana. La propuesta busca  resolver  este problema nacional.

 

Sobre Agro Perú

AGROPERÚ INFORMA, abre un nuevo surco de esperanza para lograr la reivindicación del campesino y promover el desarrollo a partir del agro, con base en principios e ideales con los que ha sido forjado este equipo humano que la lidera y que tiene en sus manos la responsabilidad de trabajar creativamente para revertir la actual situación en la que se encuentra el sector prioritario de la economía nacional, a través de propuestas basadas en nuestra realidad nacional, con el compromiso de mantener la independencia, pluralidad de opiniones, los niveles de calidad y objetividad en el tratamiento de las información.

Compruebe también

Beneficios de comer frutas y verduras

Conoce los beneficios de comer frutas y verduras

La OMS recomienda el consumo de por lo menos 400 g de frutas y verduras cada día

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *